Noticias

Todo marchaba bien para el equipo mexicano prácticamente en toda la jornada de este día en el Rally Dakar y no fue sino hasta que Joaquín de Uriarte e Iván Klein se encontraban en la parte final de la etapa especial en que al pasar por el penúltimo check point y detener la camioneta Ford Raptor de manera obligatoria ésta sufrió una descompostura mecánica que les mantuvo dentro del desierto hasta muy entrada la noche y, por ende, les retrasará en la tabla de posiciones.

En punto de las 07:16 horas el contingente de 140 autos, que iniciaron la competencia de este día, salió con rumbo a la ciudad de Chilecito, Argentina, para enfrentarse a uno de los recorridos más confortables de todo el Dakar. Un trayecto corto, 424 kilómetros de enlace y 326 de especial, con una superficie plana y seca no representaba en primera instancia un reto muy complicado para los participantes; sin embargo, el exceso de confianza trajo un sinfín de accidentes que dejo a por lo menos una veintena de tripulaciones regadas en todo el camino tratando de reparar sus autos de los accidentes en que cayeron por distintas distracciones.

Joaquín de Uriarte e Iván Klein tomaron la salida en la posición 72 de la tabla general para, dadas las buenas condiciones de su vehículo y lo relajado de la jornada, tratar de continuar adelantando posiciones. La meta del equipo U Rally Team México es llegar al octavo día del Dakar, el de descanso, situados dentro de los primeros 60 lugares de la general para salir a atacar en los últimos siete días de carrera y tratar de terminar dentro de los 40 iniciales. Con ello quedarían entre los primeros tres de su categoría, sin duda alguna.

Al cumplir el 75 % del recorrido con rumbo al campamento establecido en la entidad de Chilecito, todo parecía que marchaba viento en popa para la escudería mexicana pues, como ya nos tienen acostumbrados, en la especial tomaron un paso constante para ir adelantando casilleros. A tal grado marchaba el buen camino de los aztecas que del 72 en que salieron cruzaron el quinto punto intermedio de control (de los seis establecidos) ya ubicados en el 45, lugar que los ubicaría ya dentro de los 60 primeros de la general. No obstante, al llegar al sexto punto de control y parar el auto de manera obligatoria para entregar la tarjeta a las personas de cronometraje, la Ford Raptor sufrió una falla mecánica que no pudieron reparar de manera instantánea y, por ende, tuvieron que pedir asistencia a los mecánicos que les acompañan.

Dado que, por reglamento, las dos camionetas de apoyo del conjunto mexicano no pueden entrar a la etapa especial sino hasta que sean autorizadas por el comité organizador a petición de los pilotos en desgracia, éstas se encontraban muy lejos de los pilotos de Uriarte y Klein y tomaron casi tres horas para llegar a prestar la ayuda solicitada.

Etiquetado con:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>